Comunidades marchan sobre calles de Berlín en el Día Mundial del Agua.

REDES

El Día Mundial del Agua fue instaurada por la Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) del 22 de febrero de 1993, con una resolución que declaró el 22 de marzo como el Día Mundial del Agua.

Este reconocimiento mundial hacia el agua, supone la afirmación de la necesidad de implementar políticas públicas serias en función de proteger este recurso cada vez más escaso. El 28 de julio de 2010, a través de la Resolución 64/292, la Asamblea General de las Naciones Unidas reconoció explícitamente el derecho humano al agua y al saneamiento; la resolución exhorta a los Estados y organizaciones internacionales a proporcionar recursos financieros, a propiciar la capacitación y la transferencia de tecnología para ayudar a los países a proporcionar un suministro de agua potable y saneamiento saludable, limpio, accesible y asequible para todos.

El Salvador es un país firmante de esta resolución, sin embargo; aún no se aprueba la Ley General de Agua, que aún se encuentra en medio de discusiones sesgadas por los intereses que representan los diferentes miembros del parlamento salvadoreño.

En el Municipio de Berlín, Usulután, las comunidades organizadas en las intercomunales para la participación ciudadana y el Observatorio Ciudadano de Políticas Públicas y de los Recursos Hídricos de Berlín y Alegría decidieron pronunciarse este 22 de marzo, mediante una marcha que recorrió las calles del casco urbano en el Municipio de Berlín y Alegría.

La marcha culminó con un foro denominado “Protegiendo los recursos naturales y defendiendo el derecho humano al agua, luchamos por la vida”.

Para estas expresiones de organización comunitaria es urgente que se apruebe la Ley General de Agua, la Ley del Subsector de Agua Potable y Saneamiento y la reforma constitucional al artículo 69 que reconocería al agua y la alimentación como derechos humanos.

“En este día, nos gustaría celebrar el derecho a un ambiente limpio, a gozar de calidad del agua que consumimos, nos gustaría decir que todas las familias tienen acceso a agua potable; sin embargo, lamentamos que el 98% de los ríos del país están contaminados y que al menos 1.8 millones de personas aun no tienen acceso al vital líquido” asegura el Observatorio Ciudadano.

“También denunciamos la creciente industria embotelladora de agua, la cual prospera cada día más, mientras que en nuestras comunidades no existen proyectos de agua intradomiciliar”, agregan.

“Como Observatorio, denunciamos la explotación de los recursos forestales e hídricos a los que se ve sometida la zona alta del norte de Usulután comprendida por los municipios de Berlín, Alegría, Mercedes Umaña, y Santiago de María”.

“Nos preocupa que una empresa tan importante para el Estado de El Salvador como lo es la GEO tenga planes de perforar más pozos sin antes consultarle a las comunidades; continuando así profundizando la vulnerabilidad y las amenazas en nuestros territorios, atentando contra nuestra salud y nuestra integridad” sostiene el Observatorio.

“Por lo anterior hacemos un llamado al Ministerio de Medio Ambiente y a las municipalidades a que no otorguen permisos a proyectos que agraven la contaminación del medio ambiente y los mantos acuíferos”.

Fuente: REDES

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>